Confesando nuestra fe histórica

CRISTO, EL ÚNICO PASTOR DE LA IGLESIA. Por eso enseñamos que Cristo es el único Señor y permanece como el único Pastor Universal y el único Sumo Pontífice ante Dios el Padre. Y que en la Iglesia, él mismo desempeña todos los deberes de un obispo o pastor hasta el fin del mundo; y por lo tanto, no tiene necesidad de ser sustituído por ningún vicario como si él estuviera ausente, porque Cristo está presente con su Iglesia y es su Cabeza vivificante.
La Segunda Confesión Helvética 5.131