Dones y Talentos

"Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo. Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho."- 1 Corintios 12:4-7

Usted se atrevería decirle a la persona que está a su lado: "Dios quiere que utilices tus dones y talentos para Él". Por otro lado, le dirías también: "Dios anhela que tu don y talento dejen un sabor dulce en el paladar de otro". Estas dos maneras de afirmarnos unos a otros fueron parte del sermón del pasado domingo. De hecho, en el texto bíblico que leímos, el apóstol Pablo hace unas salvedades sobre las implicaciones que tiene el uso de nuestros dones y talentos en nombre de Aquel que nos los otorgó. Veamos...
1.   Nadie puede reclamar la exclusividad en la manifestación de los dones que concede Dios por medio de su Espíritu.

2.   La manifestación de la diversidad de nuestros dones y talentos es producto del operar soberano de Dios.

3.   Todo don y talento puesto en acción debe ser para provecho del reino de Dios.
Pidámosle a Dios que nos ayude a poner en marcha nuestros dones y talentos todos los días y en su nombre. Pidámosle que sean de provecho en todo aquel que nos rodea para que, a causa de ellos, lleguen al conocimiento de Cristo. ¡Qué así nos ayude Dios!