Segunda Vela de Adviento

Tema: Dios fuerte
Texto: Isaías 9:6

Al encender el segundo candil de Adviento, recordamos las veces en que nuestras fuerzas han faltado, donde nuestro ánimo ha desfallecido y donde te hemos dicho: "Señor, hasta aquí han llegado nuestras fuerzas". Sin embargo, Tú como Dios fuerte y en quien nos apoyamos, te haces real en los momentos donde nos hacen falta las fuerzas para continuar el camino y, también, Tú nos recuerdas que en ti tenemos vida y vida en abundancia. Por eso, te damos gracia, Padre, porque nos podemos apoyar y depender de ti, la Roca de la Eternidad, creyendo que en ti está nuestra fortaleza por los siglos de los siglos. Amén.

Dios fuerte
Por: Rvdo. Adolfo Santana Cordero

Pienso en mis fuerzas,
En lo que puedo hacer,
En como puedo corresponder,
En las metas alcanzadas.
Y digo: "Fui yo".

Pienso en mis dificultades,
en lo no alcanzado,
en lo experimentado,
Al final quedan solo vivencias.
Y digo: "Fui yo."

Al enfrentarme a mi mismo
Digo: "¿Realmente he sido Yo?"
¿Han sido mis fuerzas?
¿Ha sido mi empeño desolado?
Y digo: "¿Quién estuvo?"

Una voz estruendosa dice:
"Yo soy, tu Dios fuerte.
No te dejaré,
No te desampararé.
Soy la fortaleza de los siglos."