Baja el telón, sube el telón

Texto bíblico: Mateo 3:13-17

Todos hemos escuchado alguna vez una adivininanza utilizando el estribillo: "baja el telón, sube el telón". Comparto con ustedes una de ellas:
- Baja el telón, sube el telón: "Un llavero en un lugar lejos del pueblo"
- Baja el telón, sube el telón: "El mismo llavero en un lugar apartado de la ciudad"
- Baja el telón, sube el telón: "El mismo llavero en un lugar lejano del país"
- ¿Cómo se llama la obra?
- "EL LLAVERO SOLITARIO"

Nos acercaremos al texto bíblico que nos compete a la luz de la técnica de BAJA EL TELÓN, SUBE EL TELÓN. Miremos... Baja el telón, sube el telón: Jesús está saliendo de Galilea hacia el Jordán donde Juan el Bautista se encontraba haciendo ministerio público, lo que incluía bautizar en las aguas para el arrepentimiento. Baja el telón, sube el telón: Jesús le pide a Juan que le bautice y Juan se niega diciéndole que era él quien necesitaba ser bautizado. ¿Por qué esta solicitud de Juan? Aunque podríamos llegar a varias conclusiones, lo cierto es que Juan sabía que el que venía después de él (Jesús) era más grande. Esa era su preocupación y como el bautizarle podía cambiar la impresión de su predica Baja el telón, sube el telón: Jesús le dice que era necesario que le bautizara para que cumpliera toda justicia. Allí vemos el propósito del Bautismo del Señor. La palabra empleada para justicia tiene una doble connotación. Primero, la justicia que Jesús vendría a cumplir por medio de su muerte en la cruz, y la otra era el ejemplo de la práctica de la justicia que nos dejaría a través su ministerio. Baja el telón, sube el telón: Juan el Bautista accedió a la exhortación de Jesús y le bautiza. Baja el telón, sube el telón: Dios, el Padre se manifiesta al oirse su voz que dice: "Este es mi hijo amado", el Hijo está ejerciendo su ministerio al someterse al rito del bautismo con una finalidad única, la justicia de Dios, y el Espíritu Santo se hace presente al descender en la forma de paloma. Fórmula que luego nos sería dejada para que bautizácemos afirmando la Trinidad. Baja el telón, sube el telón: Solo que da Cristo, "en quien el Padre se complace". 

¿Cómo se llama la obra? La nueva realidad delante de Dios que se nos concede en el bautismo. Anteriormente, estábamos distanciados de Dios, debido al pecado; ahora el bautismo nos permite afirmar: (1) que Dios hizo justicia para nosotros por medio de la muerte de su Hijo en la cruz.(2) Que estamos llamados a vivir diariamente la justicia de Dios en nosotros y dar testimonio de ella con nuestra vida. (3) Que para aquellos que hemos puesto nuestra confianza en Cristo hay garantía de vida eterna, porque han descansado en el único en quien el Padre tuvo complacencia. Permita el Señor que podamos vivir confiadamente en Él. Amén.