Confesando nuestra fe histórica

"Confesamos y reconocemos a un solo Dios, a quien sólo debemos allegarnos, a quien sólo debemos servir, a quien sólo debemos adorar y en quién sólo debemos confiar. Un Dios quien es eterno, infinito, inconmesurable, incomprensible, omnipotente, invisible; uno en sustancia y, sin embargo, distinto en tres personas, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Por quien confesamos y creemos haber sido creadas todas las cosas en el cielo y en la tierra, visibles e invisibles para conservar su esencia y para ser gobernadas y guiadas por su inescrutable providencia para aquellos fines en que su eterna sabiduría, bondad y justicia les ha señalado y para la manifestación de su propia gloria."
La Confesión Escocesa 3.01