Puesto en medio

Texto bíblico: Juan 20:19-23

     El texto del pasado Segundo Domingo de Resurrección es sumamente conocido y altamente utilizado en esta temporada litúrgica. Es la versión del Evangelio de Juan acerca de la aparición de Jesús a sus discípulos, ya resucitado. Comúnmente, nos enfocamos en el mensaje ofrecido por nuestro Señor a ellos cuando les dijo: "Paz a vosotros". No obstante, en esta ocasión, he prestado mayor atención a un detalle que nos ha brindado el mismo relato y que me parece que le hemos pasado por alto con facilidad. Es el momento cuando Jesús entra a la casa donde estaban reunidos los discípulos y, antes de pronunciar palabra alguna, el evangelista relata que el Maestro se "puso en medio". En mi memoria afloraron muchas experiencias en las que los evangelistas resaltan con esa misma frase, interveciones milagrosas de Jesús en la vida de otros. Mientras que en otras instancias, se utilizó la frase para enfatizar alguna enseñanza de importancia del Hijo de Dios. Sólo compartiré algunos de esos momentos que nos brindan la base para entender la intención de las palabras de Jesús: "Paz a vosotros".

     Por ejemplo, ¿recordaremos a Juan el Bautista?, que mientras predicaba dijo: "más en medio de vosotros hay uno a quien vosotros no conocéis... del cual yo no soy digno de desatar la correa del calzado" (Jn. 1:26-27). También, llegan a nuestra memoria varias enseñanzas en las que Jesús puso en medio situaciones de incomodidad para que sus discípulos, seguidores y autoridades religiosas y políticas de su tiempo escucharan el mensaje del Reino de Dios. Recordaremos... cuando puso a un niño en medio para aludir a los requisitos para disfrutar de Su Reino (Mt. 18:1-5); recordaremos la curación milagrosa del hombre de la mano seca (Mr. 3:1-6) y del paralítico (Lc. 5:17-26), a quienes pusieron en medio de Jesús; recordaremos las acusaciones hacia la mujer adúltera (Jn. 8:1-11), quien habría de morir apedreada y Jesús la puso en medio para señalar el pecado de sus acusadores; recordaremos que la cruz de Cristo quedó en medio de dos ladrones (Jn. 19:18); y finalmente, recordaremos la promesa del Señor que donde hay dos o tres reunidos en Su nombre allí Él está (Mt. 18:20).

     No sé si le ocurre a usted lo mismo, pero saber que Jesús se puso en medio de sus discípulos, debe haber provocado en algunos muchos recuerdos de su caminar con él. Pienso, que algunas de estas escenas que hemos citado tienen que haber aflorado en la memoria de algunos. Lo grandioso de esto es que no fue la primera vez que estando en medio de alguna situación compleja, Jesús manifestó su poder como Hijo de Dios. Amado y amada, Dios desea que vivamos en PAZPUESTO QUE Él ESTÁ EN MEDIO DE TODO. Bendito sea el Señor, por el regalo maravilloso de esa PAZ, que nos ayuda a sobrepasar todas las situaciones y momentos de la vida que se ponen en medio de nosotros. Sin embargo, podemos afirmar que sea cual sea nuestra dificultad, habremos se proclamar a los cuatro vientos que nuestro Señor y Salvador Jesucristo, está PUESTO EN MEDIO. ¡Bendito sea el Señor por siempre! Amén.